El Tribunal Superior de Justicia aragonés ha dictado sentencia reconociendo como accidente laboral la electrosensibilidad de un trabajador. El Tribunal entiende que dicha enfermedad son consecuencia de una exposición electromagnética excesiva durante su trabajo, cuyos síntomas comenzaron en el año 2009, siendo evaluado por los médicos de empresa.

El trabajador fue cambiado de puesto de trabajo a otra sede de la compañía, pero siguió expuesto a la red wifi y antenas de telefonía durante cinco años más.

Se trata de la tercera sentencia que se dicta en nuestro país considerando dicha patología como consecuencia de un accidente laboral.

Fuente: Expansion.com