Una compañía aseguradora ha reclamado al inquilino de una vivienda el pago de la indemnización por los daños causados en un incendio en su vivienda, motivado por un descuido de una sartén con aceite en el fuego en la cocina.

Si bien el inquilino ha alegado no encontrarse en la casa en el momento del siniestro y que el causante del mismo fue un tercero, la Audiencia Provincial señala que es el arrendatario quien debe responder de los daños causados por el incendio ocasionado en el inmueble que tiene alquilado y que para poder eximirse de responsabilidad tendría que demostrar que no hubo culpa ni negligencia alguna por su parte o, al menos, que había tomado las medidas de cuidado, vigilancia o previsión necesarias.

Fuente: Noticiasjuridicas.com