Un juzgado ha dictado sentencia estableciendo que un trabajador puede participar en una huelga sin tener que avisar antes de sus jefes, pudiendo abandonar su puesto de trabajo sin que sea sancionado.

En el caso juzgado, el trabajador no preavisó a sus superiores y la empresa le sancionó con suspensión de empleo y sueldo dos días, ya que entendía que la actitud del empleado constituía una actitud negligente o imprudente.

Según el fallo, el derecho de huelga legitima al trabajador a ausentarse de su trabajo, ausencia por tanto justificada, y no hay obligación de avisar que se va a ejercer, pudiendo darse a conocer a la empresa en el mismo momento de inicio del paro.

Fuente: Noticiasjuridicas.com