Se ha dictado sentencia que condena a un banco a la devolución total del dinero que invirtió un anciano en valores convertibles, además del pago de los intereses legales desde la fecha de la contratación de dicho producto.

Se trata del caso de un matrimonio de más de ochenta años que cancelaron una imposición a plazo fijo para invertir en lo que el banco les aseguró era un producto seguro y de alta rentabilidad. El matrimonio invirtió ciento cuarenta mil euros en dicho producto y como información recibió un tríptico en el que no se mencionaba la posibilidad de perder la inversión ni de las comisiones ni la duración.

El fallo recoge que dicho tríptico resultaba «oscuro, poco transparente y farragoso» y no contenía «una eficaz información entendible para un cliente acostumbrado a ser conservador con sus productos bancarios que siempre estuvieron a plazo fijo». No era, según la juez, «ningún experto en finanzas ni inversiones de este tipo». «El banco le condujo a error, lo que hace inválido el contrato», afirma la sentencia.

Fuente: Abc.es