El Tribunal Supremo ha establecido que la liquidación del incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (IITNU), conocido como plusvalía municipal, solo podrá anularse cuando el contribuyente pruebe que vendió a pérdidas. Por tanto, no procede la devolución de los ingresos efectuados por dicho concepto en los casos en los que no se acredita por el obligado tributario que no ha habido incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana.

En cuanto al método de prueba, para demostrar que no ha existido plusvalía, el Supremo establece que “podrá el sujeto pasivo ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla” (como es, por ejemplo, la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas).

Una vez aportada por el obligado tributario la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, “deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones”.

Fuente: Noticiasjuridicas.com