El Tribunal Supremo ha determinado en reciente sentencia que los actos de violencia que ejerce el hombre sobre la mujer con ocasión de una relación afectiva de pareja constituyen actos de poder y superioridad frente a ella con independencia de cuál sea la motivación o la intencionalidad, y que se enmarcan dentro del ámbito de la violencia de género.

El Alto Tribunal se pronuncia analizando el caso de una pareja que se maltrató mutuamente y que fue absuelta tanto por el juzgador de instancia como posteriormente por la Audiencia Provincial.

Ahora el Supremo determina que la mujer ha de ser castigada por un delito de violencia doméstica y el hombre por un delito de violencia de género, condenando al hombre a la pena de seis meses de cárcel con orden de alejamiento y sus accesorias y a la mujer a una pena de tres meses de prisión con iguales accesorias y alejamiento.

El Supremo entiende que cualquier agresión de un hombre a una mujer en la relación de pareja o expareja es hecho constitutivo de violencia de género, con independencia de la motivación o intencionalidad.

Fuente: Poderjudicial.es