El Tribunal de Justicia de la Unión Europea entiende que el transportista aéreo encargado de un vuelo es la compañía aérea que decide realizar un vuelo concreto, estableciendo su itinerario, y, por lo tanto, crea una oferta de transporte aéreo. Por tanto, es dicho transportista quien tiene la responsabilidad de realizar dicho vuelo y  también la responsabilidad en caso de anulación o gran retraso a su llegada.

En consecuencia, una compañía aérea que da en arrendamiento una aeronave y una tripulación a otra compañía aérea pero no asume la responsabilidad operativa del vuelo, no puede ser calificada de transportista aéreo encargado de efectuar un vuelo en el sentido del Reglamento. Así, es irrelevante que la confirmación de reserva del vuelo emitida a los pasajeros mencione que el vuelo será operado por otra compañía.

Fuente: Noticiasjuridicas.com