La Audiencia Nacional ha dado la razón a un padre que estuvo casi ocho años sin poder ver a sus hijas debido a una denuncia por abusos sexuales, de la que finalmente salió absuelto.

El procedimiento se prolongó excesivamente, no sólo en la fase instructora en vía civil y también en vía penal sino también posteriormente en la Audiencia Provincial que celebró el juicio. Desde que se iniciaron las medidas cautelares por el juzgado de instrucción hasta que se dictó la sentencia de divorcio por la jurisdicción civil, transcurrieron casi 8 años.

La Audiencia Nacional aumenta la indemnización que habrá de abonarle la administración de Justicia de diez mil a veinticinco mil euros, más los intereses legales.

Fuente: Noticiasjuridicas.com